Paseando a La Víctima

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

LA VÍCTIMA

“ Es fácil ser una víctima culpando a los demás de nuestros problemas porque así no tenemos que asumir el dolor de nuestras propias decisiones”   Anónimo

Si en nuestra familia de origen solo hubo violencia, sufrimiento, humillación, erróneamente se cree que ese es el único estilo de vida que hay y que los demás esconden sus problemas cuando se ven felices.

PASEAR LA VICTIMA ES UNA FORMA DE ESCAPE

Increíblemente hay una ceguera total por el dolor que sentimos y permitimos que esos momentos dolorosos del pasado continúen en el presente.  A pesar de no ser los culpables por lo que paso en el pasado, si llegamos a ser culpables de lo que hacemos en el presente.    Hacernos las víctimas de niños fue una forma de manejar la frustración al no tener el control de los acontecimientos,  pero hacernos las víctimas de adultos es seguir sin control a pesar de poder valernos por nosotros mismos.

Para una persona que se cree la víctima los demás son los responsables de su infelicidad y no participa de las soluciones a sus problemas emocionales.   En la posición de creernos las víctima nos encanta recibir los aplausos cuando las cosas salen bien pero se no aguantan las críticas si las cosas salen mal, siempre los demás tienen el control.   Las necesidades propias siempre deben ser satisfacerla por otros y como nadie puede vivir la vida de otro, se sufren y aguantan humillaciones dejadon al destino o la suerte el rumbo de la vidas.   La víctima siempre tiene una actitud pasiva y negativa pero a la vez quiere felicidad sin ser capaces de entender que esas actitudes no dan bienestar.

Los auto desamparados buscan los compadezcan, quien los salve, pierden su dignidad, son espectadores de su vida, sus acciones dependen de los demás, sus sentimientos están para oprimirlos y creen que todos les deben algo que no les dan.   Pero a la vez se sienten responsables de los sentimientos y problemas de otros, se creen muy buenos hasta llegar al sacrificio, son extremadamente compasivos y cualquier cosa les da mucha lástima rompiendo en llanto.

Pasar dificultades por la vida no significa que seamos una víctima ni justifica el eterno sufrimiento, si se llegase a recibir abusos físicos o emocionales verdaderos hay que considerar alejarnos y buscar ayuda tanto de un profesional como de las autoridades siendo partícipes de una solución activa no pasiva de nuestra seguridad.

Muchos atribuyen su desventurada vida de víctimas a Dios, “si Dios quiere”, “sea su voluntad”, etc., pero es que Dios no quiere que seamos una víctima o que suframos, inclusive Él ya sufrió por nosotros, se sacrificó para que nuestros pecados nos fuesen perdonados no para que siguiéramos siendo mártires.    El único responsable de sentirnos las víctimas es nuestro deseo de serlo, la mente domina al cuerpo.   No somos pero nos sentimos víctimas.

CUANDO EMPIEZAS A SENTIRTE LA VÍCTIMA

  • Crees mereces mucho pero no lo buscas.
  • Te sientes maltratado y no haces nada.
  • No consideras tus responsabilidades y dejas todo al destino.
  • Crees que la vida es injusta.
  • Sientes que te pueden hacer daño, te sientes indefenso.
  • Te sientes infeliz pero no haces nada por buscar tu bienestar.
  • Sientes que te quieren castigar.
  • Te sientes solo a pesar de estar cerca de otros.
  • No crees merecer un futuro mejor.
  • Piensas que no tienes el poder para cambiar tu vida.
  • No eres responsable de tus actos.
  • Tienes ira y remordimientos ocultos.
  • Te gusta el drama, las crisis para sentirte inconscientemente humillado.
  • Lloras sin motivo.
  • Empiezas a culpar a los demás.

INTENTA DEJAR DE PASEAR A LA VÍCTIMA

  • Quítate la careta de víctima y reconoce es tu responsabilidad sentirte bien, lucha por eso.
  • No olvides que depende de ti dejar de sentirte la víctima.
  • Los demás no tienen la potestad de cuidarte.
  • Tu felicidad depende de ti.
  • Recuerda que solo tú puedes dirigir tu vida y amarte como tú te mereces.
  • No intentes causar lástima ni que resuelvan tus problemas.
  • Empieza a recuperar el amor propio.
  • No culpes a Dios, la naturaleza, al demonio, la suerte, las malas vibras, al karma, al pasado, al destino sobre lo que te pasa.
  • No culpes a los demás por tus problemas, intenta resolverlos tú mismo.
  • Si tienes un problema no los resolverás recordándolos, participa de la solución del problema.
  • Siéntete útil y protagonista de tu vida.

Sobre Nosotros

Maryjann creo y administra sin fines de lucro La Página de Maryjann y el Grupo Virtual de Codependientes y sus Sentimientos desde el año de 2002.

El Grupo Virtual

El Grupo Virtual de Codependientes y sus Sentimientos es  administrador por Maryjann y Mer incondicionalmente como Servidora de Confianza desde  2008.

Nuestros Inicios

Dirección

 

Search