codependencia.net

CONCEPTOS AL-ANON - LA CODE - HERRAMIENTAS PARA RECUPERARNOS

 

PASOS TRADICIONES Y LEMAS

PASOS, TRADICIONES Y LEMAS PARA RECUPERARNOS  DE  LA CODEPENDENCIA DALE ...

 

QUE ES LA CODEPENDENCIA

ES UNA ENFERMEDAD QUE NOS HACE DEPENDER DE OTROS

 

FORMAS PARA RECUPERARNOS

PODEMOS LLEGAR A SER LIBRES Y QUE NO NOS AFECTE LA CONDUCTA DE OTROS

DESPRENDERNOS CON AMOR

E-mail Print PDF

DESPRENDIMIENTO EMOCIONAL


Suelta Las Riendas y entrégaselas a Dios (PS)

Desprendernos del problema no de la persona

Desprendimiento emocional nos dice Al-Anon no es ignorar los problemas o separarnos del esposo, hijo, familiar o amigo que nos haga sentir mal; el desprendimiento al que se refieren en los grupos es al de evitar la precipitada caída en picada hacia una crisis no necesaria por sentirnos los salvadores de otras personas.        Es soltar un problema que no nos toca resolver y dejar que lo resuelva el que lo ocasionó sin odiarlo, reconocecièndo que padece una enfermedad emocional y que su actitud no obedece al deseo de hacernos mal, sino a una consecuencia de una adicción o Codependencia.

Es dejar que la persona con problemas tenga la oportunidad de crecer,  aprender, resolver, asumir las consecuencias de sus actos y aceptar que es inteligente capaz de buscar sus soluciones.

Desprendimiento emocional es tratar de ayudar pero sin ser la total solución, es decir te quiero pero no puedo ni debo resolver tu problema y te dejo en manos de tu Poder Superior que te cuida.     Podemos y debemos aprender que se puede estar sin sufrir a pesar del sufrimiento de otra persona y solo hacer lo que nos toca  para cuidarnos.

Desprendimiento es perdonar, no juzgar, ayudar hasta donde no se vea en riesgo nuestra serenidad y finalmente es querer a una persona sin dejar que ella nos haga sufrir para seguir amándola sin resentimientos.

Creamos en Al-anon porque si otros han sido capaces de estar en paz a pesar de amar, entonces nosotros podemos querer y no medir nuestro amor por su carga de dolor.

Derechos reservados, si lo copia anote su procedencia o bibliografía.

GENTE DIFICIL

Pocas cosas nos pueden volver tan locos como esperar algo de alguien que no tiene nada que dar.    Pocas cosas nos pueden frustrar más que tratar de hacer de una persona algo que no es; nos volvemos locos cuando tratamos de pretender que esa persona es alguien que no es.

Podemos habernos pasado años negociando en relación con gente en particular de nuestro pasado y de nuestro presente, tratando de que nos ame de cierta manera, cuando esa persona no puede o no quiere hacerlo.

Es tiempo de dejarlo ir.    Es tiempo de dejarla ir a ella o de dejarlo ir a él.   Esto no significa que ya no podamos amar a esa persona; significa que sentimos el inmenso alivio que nos viene cuando dejamos de negar la realidad y empezamos a aceptarla.    Ponemos a esa persona en libertad para ser lo que realmente es él o ella. Dejemos de tratar que esa persona sea lo que no es.    Lidiamos con nuestros sentimientos y nos alejamos del sistema destructivo.

Aprendemos a amar y a interesarnos de manera diferente, de una manera que toma en cuenta la realidad.    

Entramos en relación con esa persona bajo nuevos términos, tomándonos en cuenta a nosotros mismos y nuestras necesidades.       Si una persona es adicta al alcohol, a otras drogas, a la desgracia o a otra gente, podemos dejar ir su adicción; le quitamos las manos de encima a la adicción.

Le devolvemos su vida a esa persona.   Y, en el proceso, a nosotros también  se nos devuelve nuestra vida y nuestra libertad.
Dejamos de permitir que nos controle lo que no estamos obteniendo de esa persona.

Asumimos la responsabilidad de nuestra vida. Seguimos adelante con el proceso de amarnos y de cuidarnos a nosotros mismos.
Nosotros decidimos cómo queremos interactuar con esa persona, tomando en cuenta la realidad y nuestros mejores intereses.
Nos enojamos, nos sentimos heridos, pero aterrizamos en un lugar de perdón.
Lo liberamos a él o a ella, y nosotros nos liberamos de la esclavitud.
Esa es la única médula de desapegarse con amor.  
Hoy trabajaré para desapegarme con amor de personas conflictivas cercanas a mí. Lucharé por aceptar la realidad de mis relaciones.   Me permitiré cuidarme en mis relaciones con la meta de lograr la libertad emocional, física, mental y espiritual para ambas partes.

MBeattie- Lenguaje del Adios- Reflexiones  Diarias.

DESPRENDERSE

Me sirvio mucho esto que lei y se los quiero compartir, espero que sea util para ustedes como lo fue para mi:
Desprenderse de otra persona no significa que no te importe; significa que no puedes hacer las cosas por otro.  
Desprenderse no es apartarse; es la aceptación que no puedes controlar a otro.  
Desprenderse no es sobreproteger;  sino permitir que aprenda de las consecuencias de sus actos.  
Desprenderse es admitir la impotencia; las consecuencias de la conducta de otro no estan en mis manos.  
Desprenderse no es tratar de cambiar o culpar a otro; es hacer lo mejor que pueda conmigo.  
Desprenderse no es estar al cuidado de; sino saber que los demas me importan.
Desprenderse no es componer; sino apoyar.    Desprenderse no es juzgar; sino permitirle al otro ser humano.  
Desprenderse no es estar en medio arreglando las cosas; sino dejar a los demas seguir sus propios destinos.  
Desprenderse no es ser protector; es permitir a otro enfrentar su realidad.  
Desprenderse no es negar sino aceptar.  
Desprenderse no es engañar ni discutir sobre el otro; sino tratar de corregir mis errores y defectos.  
Desprenderse no es ajustar todo a mis deseos; sino tomar cada dia como venga, respetandome a la vez.  
Desprenderse no es criticar ni ordenar a los demas; sino tratar de ser quien he soñado ser.  
Desprenderse no es regresar al pasado; sino crecer y vivir para el futuro.  
Espero que les sea util y aplicable.
Cortesía de Hortensia

PARA  NUESTRO BIENESTAR DESPRENDERTE CON AMOR

¿Qué Hacer? ...      Amarse y respetarse a sí mismo primero.      Llenar la necesidad de protección y afecto dando a los demás sin pedir nada a cambio, sólo así los demás nos devolverán auténticamente y nosotros seremos independientes y capaces de tomar decisiones propias manteniendo una autoestima equilibrada.     Sintámonos importantes, confiemos en la pareja y si no es lo que non conviene, hagamos lo adecuadamente necesario para salir adelante sin que esto nos cause problemas ni dolor extremo.
Amar sin atarse al otro es amar sin miedos, asumir el derecho a explorar el mundo intensamente, hacernos cargo de nosotros mismo, buscar un sentido a la vida, pero también significa tener una actitud realista. Amar sin apegos no implica insensibilizar al amor.      La pasión, la fuerza y el impacto emocional del enamoramiento nunca se van.     
El desapego no daña el sentimiento; por el contrario, lo fortalece, lo libera, lo suelta, lo amplía y lo deja fluir sin restricciones, dejando que cada cual evolucione como ser individual, pero también da la posibilidad de unión y estabilidad en la buena convivencia con los que nos rodean.
El sexólogo Alvarez Gayou propone que en la relación de pareja hay tres mundos: el tuyo, el mío y el nuestro, cada uno tiene intereses, actividades, relaciones propias, donde no necesariamente el otro participa, estas premisas deben ser aceptadas por los dos para mantener un equilibrio.
Yo te sugiero:
•        Si disfrutas de la compañía de tu pareja, también disfruta la soledad.
•        Vence el miedo y sobretodo, acepta la realidad.
•        No se puede pedir amor si uno mismo no se ama.  Busca tu propio espacio y dale su espacio a tu ser amado.

EL DESPRENDIMIENTO EMOCIONAL
Y LA CODEPENDENCIA

Por la Dra. María Gómez

Lo primero que debemos definir al hablar del desprendimiento emocional, son los términos "atadura emocional" o codependencia.
Decimos que existe atadura emocional cuando una persona se encuentra aferrada emocionalmente a cosas negativas o patológicas de alguien que lo rodea; sea esposo, hijo, pariente sanguíneo o político, compañero de trabajo, etc. Esta codependencia se manifiesta de dos maneras especialmente: un entrometimiento en las cosas ajenas que no le conciernen y, también, asumiendo las responsabilidades del otro individuo, lo que propicia un comportamiento irresponsable de su parte.

Una de las primeras cosas que uno tiene que hacer cuando se va a curar de la codependencia es empezar el proceso del desprendimiento emocional. No se trata de distanciamiento físico, aunque en los casos de violencia extrema, hay que recurrir a él. Sino, más bien, de no aceptar conductas inadecuadas como: adicción a las drogas, agresividad extrema, actos de rebeldía y maltratos.

Es muy doloroso cuando uno tiene que aconsejar a un padre el desprendimiento emocional de un hijo, y que este lo confunda con desamor, desinterés o ignorancia del problema. La mayoría de las veces, los padres reaccionan mal porque piensan que se les está indicando que dejen a un lado el dolor que la situación les produce. ¡No se trata de eso! Ningún terapeuta puede quitar el dolor a nadie; pero sí le puede quitar la necesidad obsesiva de intervenir, o de pretender tomar el control de una situación que se le ha salido de las manos.

Las personas que están atadas emocionalmente a alguien se sienten responsables por cada una de las cosas que hagan o dejen de hacer los otros. Y piensan que pueden tener el control o pueden evitar que esa persona llegue a actos de irresponsabilidad como por ejemplo: drogarse o conducir en estado de ebriedad. El codependiente, entonces, se vuelve protector. Está siempre tratando de averiguar que pasará, dónde estará, con quien estará, que estará haciendo. Y deja de vivir su vida para vivir en función del otro. Esto afecta su entorno, sus relaciones sociales, familiares y laborales y, hasta su salud. Es un comportamiento patológico. Es una enfermedad.

Entrar en el proceso de desprendimiento emocional es indispensable para mejorar la autoestima de cualquier paciente, pero es necesario también, que esa disposición nazca de sí mismo. ¿Por qué? Porque ninguna persona puede empezar a trabajar autoestima, ni puede cuidarse, ni menos quererse, si primero no hace un distanciamiento de la persona que la está agrediendo. Y por mucho que se preocupe, por mucho que sufra, no va a lograr nada. No hay madre o padre que por medio de amenazas, lloros o ruegos, logre que su hijo deje su adicción a las drogas o las malas compañías. Por eso hay que aprender a desprenderse totalmente.

Una de las primeras cosas para empezar un desprendimiento emocional es tener conciencia de que uno está atado emocionalmente a alguien. Desprenderse emocionalmente es no entrar en el juego, no prestarse para ser abusado, ni de palabra, ni de obra. Si usted ya conoce el problema, no se exponga, corte por lo sano. En muchos casos la solución esta en la oración. Dejar que Dios haga su obra. Él siempre tiene armas más eficaces que nuestras pobres fuerzas. Nosotros tenemos que hacer nuestra parte y, muchas veces, nuestra parte es no hacer nada. O hacerlo de una manera positiva, diferente. Cambiar la estrategia: Mira fulano, ¿sabes qué? He asumido otra postura en mi vida. De ahora en adelante, no te voy a admitir ningún maltrato ni grosería. Te quiero muchísimo y estoy dispuesta a ayudarte en todo cuanto esté a mi alcance, pero no soportaré por más tiempo tu mala conducta. Tú sabes que necesitas una terapia, así que cuanto antes, mejor. Eso es desprendimiento. No hay lamentos, no hay reproches, no hay imposiciones. Das una solución pero al mismo tiempo, tomas distancia del problema.

Desprendimiento no es falta de amor. Desprendimiento es: ya no puedo con esta situación, ya no tengo ningún control sobre ese hijo, sobre ese marido, sobre ese problema. Por más que he tratado de ayudarlo no he podido. Cuando no se pueden cambiar las cosas que suceden a su alrededor, es más sano empezar a mirarlas de otra forma. Al cambiar la percepción de las cosas, logrará que ellas no lo maltraten y sacará provecho de ellas. Eso es crecimiento. Es el momento de empezar a trabajar con uno mismo y la única forma de lograr el cambio de los demás. Un cambio de actitud hace que las personas que nos rodean se movilicen hacia un cambio también, para tratar de amoldarse a la nueva situación. Esto es sano.

Si continúa atado emocionalmente, su vida se desbarata, porque tiende a vivirla desde la anormalidad del otro. Eso es precisamente codependencia. Y el tratamiento es el desprendimiento emocional. Los pasos para ese desprendimiento son:
•    1) Tomar conciencia del problema. Es darse cuenta de que está atada emocionalmente. ¿De qué manera me doy cuenta? Cuando el problema me envuelve todo el día y no dejo de pensar en él, cuando estoy siempre buscando la forma de resolverlo. Es decir, cuando mi mente, mi cuerpo, mi energía, están en función de una situación que atañe a otra persona, y no lo puedo evitar. Estoy viviendo en función de otra persona, y esto es desgastante, negativo, improductivo.
•    2) La determinación de una recuperación. Voy a recuperarme, cueste lo que cueste. Así tenga que curarme del amor, o del desamor.
•    3) Buscar ayuda. Espiritual y terapéutica. Porque, toda persona que se enrede en una atadura no está bien psicológicamente, y mucho menos lo está, quien se deja enredar. O sea que en este paseo hay dos enfermos: el que enreda y el que se deja enredar.

Aunque busque ayuda terapéutica, sin ayuda espiritual nadie puede lograr el desprendimiento emocional. Porque, los que son padres, saben cuan doloroso resulta separarse de un esposo y hacer el desprendimiento emocional correspondiente, cuanto más con un hijo. Resulta desgarrador. Dios es el Único que puede ayudar a pasar ese dolor. Al terapeuta se va una vez. Dios, en cambio, permanece siempre con nosotros, día y noche. Solo Él puede ayudar a desprenderse y sana la herida producida por el maltrato.

Recuerde: no hay amores genuinos hasta que no exista un amor propio verdaderamente sano. Si no nos amamos a nosotros mismos, no podemos amar a nadie y todo lo que demos a los demás será dañino, neurótico; solo servirá para ayudar a crecer la anormalidad de la otra persona.
El desprendimiento no se da de un día para otro, tarda mucho. Pero poco a poco se va logrando. No gaste su vida en cosas ajenas que no puede resolver, o que no le corresponde hacerlo. Esto no es falta de caridad. Mejor dicho, sí es falta de caridad (amor) con usted misma. !Buena! Usted que se pasó el día y la noche, y tal vez la vida entera, ayudando inadecuadamente a una persona.

Esto significa que a la primera persona que usted tiene que ayudar adecuadamente, es a usted mismo, o a alguien que esté atado emocionalmente. Porque la persona codependiente, o la persona controladora, o la persona salvadora, tiende a actuar así con todo el mundo, y nunca deja un espacio para ella. Para cuidarse, para respetarse, para tenerse en cuenta, para decir no. Siempre tiende a subirse en el tren de cualquiera que esté mal. Esto demuestra su baja autoestima.

El remedio está, pues, en valorarse y en aceptar que por mucho que usted haga, no puede evitar el comportamiento inadecuado de la otra persona. Solo esa persona puede hacerlo y, casi siempre, dispone de los medios necesarios. Solo tiene que buscarlos. Solo tiene que querer hacerlo.

¿QUIEN ES EL PROPIETARIO?


Una herramienta útil en nuestra recuperación, especialmente en la conducta que llamamos DESAPEGO, es aprender a identificar quién es propietario de qué. Luego dejamos que cada persona posea la propiedad que legítimamente le corresponde.
Si otra persona tiene una adicción, un problema, un sentimiento, o una conducta contraproducente, ésa es su propiedad, no la nuestra.
Si alguien es un mártir, está inmerso en la negatividad, es controlador o manipulador, ése es asunto suyo, no nuestro.
Si alguien ha actuado de cierta manera y ha experimentado una consecuencia particular, tanto la conducta como la consecuencia le pertenecen a esa persona.
Si alguien está en negación o no puede pensar claramente acerca de un asunto en particular, esa confusión le pertenece a él o a ella.
Si alguien tiene una capacidad limitada para amar y ser solícito, o está impedido para ello, ésa es su propiedad, no la nuestra. Si
alguien no tiene aprobación o cariño para dar, eso es propiedad de esa persona.
Las mentiras de la gente, sus engaños, trucos, manipulaciones, conductas abusivas, conductas inadecuadas y conductas tramposas, le pertenecen a ella también. No a nosotros.
Las esperanzas y sueños de la gente son propiedad suya. Sus sentimientos de culpa le pertenecen también. Su felicidad o su desdicha es también suya. Y lo mismo sus creencias y mensajes. Si algunas personas no se gustan a sí mismas, ésa es su elección.

Las elecciones de los demás son de su propiedad, no de la nuestra.

Lo que la gente opta por decir y hacer es asunto suyo.

¿Qué es propiedad nuestra? Nuestra propiedad incluye nuestras conductas, problemas, sentimientos, felicidad, desdicha, alternativas
y mensajes; nuestra capacidad para amar, para ser solícitos y cariñosos; nuestros pensamientos, nuestra negación, nuestras esperanzas y nuestros sueños. Si permitimos que nos controlen, nos manipulen, nos engañen, o nos maltraten, eso es asunto nuestro.
En recuperación aprendemos a tener un sentido adecuado de la propiedad. Si algo no es nuestro, no lo tomamos. Si lo tomamos,
aprendemos a devolverlo. Dejemos que los demás tengan sus propiedades y aprendamos a poseer y a cuidar bien de las nuestras.
Hoy trabajaré por desarrollar un sentido claro de lo que me pertenece y de lo que no. Si es mío me quedaré con él. Yo lidiaré conmigo mismo, con mis asuntos y mis responsabilidades. Quitaré las manos de lo que no es mío.
Melody Beattie- Lenguaje del Adios- Reflexiones Diarias

 

Amores Code......./....Para Compartir

ESPOSO, HIJO, ABUELA   -        DEJAR MENSAJES

CLIC en cada imagen para más información

INVENTARIO DIARIO - DEFECTO CODE

left direction
MI INVENTARIO DIARIO
CARITAS SENTIMIENTOS INVENTARIO DIARIO ...
DEFECTOS DEL CODE
TRABAJA TU DEFECTO DE CARÁCTER MAS RELEVANTE D...
right direction

You are here: Home